domingo, 20 de agosto de 2017

Un niño marcha junto con su madre por las calles de Chimalhuacán

Hoy #DíaMundialdeLaFotografía 

Un niño marcha junto con su madre por las calles de Chimalhuacán, municipio del Estado de México en protesta por decenas de feminicidios que se han registrado en el lugar.
Foto: Mario Marlo/Somoselmedio.org




sábado, 29 de julio de 2017

En 15 Años Han Sido Asesinadas 26 Mil 267 Mujeres En México


La mayoría de los asesinatos ocurrieron en la vivienda particular lo que habla de altos niveles de violencia familiar, pero a partir de 2009 empezó a crecer el número de las mujeres asesinadas en la vía pública. De 2010 a 2012, la mitad de los asesinatos ocurrieron en la calle. “Los asesinatos de mujeres derivan en un patrón cultural y menos al fenómeno de la violencia social por el crimen organizado”.
México. – Tengo la idea, creencia o hipótesis que durante los últimos cincuenta años, a partir del crecimiento cognoscitivo y personal de la mujer, el hombre o el otro sexo, no ha tenido tiempo o habilidad para asimilar ese importante avance social de la hembra; y su reacción, por parte de un relevante número de machos, ha sido o agrediendo a la mujer o buscando refugio en el regazo de otro macho. El tipo, calidad y cantidad de agresiones que la mujer padece día a día y la desproporcionada cantidad de personas que ahora de manera libre manifiestan su homosexualidad, podrían dar fe de esta creencia, idea o hipótesis de quien firma estas líneas. E.E.M.M.
Estoy casi seguro que como consecuencia de la segunda guerra mundial los gobiernos, sus gobernantes, gobernados y sociedad en general se vio en la necesidad de mejorar la condición de la mujer en la vida cotidiana y poco a poco le fue “otorgando” o la mujer fue logrando acción más expresiva fuera del hogar o casa familiar a la que estaba confinada o designada; logró progresos jurídicos, “mejoras” salariales, cierta equidad social.
Pero el hombre o la sociedad no tomó en serio la situación y “dejo” hacer a la mujer, tal vez confiado de que en cualquier momento, con un grito u orden, “metería” en cintura el Neo-comportamiento de su hembra.
Se confió o mejor dicho no tomó en serio que la mujer necesitaba y debía progresar como ser humano.
Y ahora ante la realidad, en virtud de que nunca se preparó para avanzar de manera conjunta, unida, complementaria y solidaria con su congénere humano, el macho agrede a la hembra y busca y encuentra el refugio en los brazos de otro hombre; en vez de asumir, compartir y celebrar las nuevas responsabilidades de la mujer en la sociedad.
He aquí algunos elementos de reflexión, lea usted el texto que a continuación se presenta:

Feminicidio en México

Suben feminicidios en México: 6,488 mujeres asesinadas entre 2013 y 2015
El creciente número de asesinatos contra mujeres es una tragedia y una vergüenza nacional. Entre 2006 y 2013, la mayoría de los asesinatos ocurrieron en la vivienda particular lo que habla de altos niveles de violencia familiar, pero a partir de 2009 empezó a crecer el número de las mujeres asesinadas en la vía pública. De 2010 a 2012, la mitad de los asesinatos ocurrieron en la calle.
En los últimos 15 años, de 2000 a 2014, el número de las mujeres asesinadas en México asciende a 26,267, que en promedio significa 5.1 por día. Del 2000 al 2014 la cantidad de los homicidios anuales se duplicó al pasar de 1,284 a 2,349, según el INEGI.
“Los asesinatos de mujeres derivan en un patrón cultural y menos al fenómeno de la violencia social por el crimen organizado”, asegura el INEGI. La conclusión es alarmante y habla de una sociedad machista que no respeta la vida de las mujeres.
Entre 2006 y 2013, la mayoría de los asesinatos ocurrieron en la vivienda particular lo que habla de altos niveles de violencia familiar, pero a partir de 2009 empezó a crecer el número de las mujeres asesinadas en la vía pública. En los tres años que van de 2010 a 2012, la mitad de los asesinatos ocurrieron en la calle.
Los años que registran el mayor número de los feminicidios van del 2010 al 2013: 2,418 en 2010; 2,693 en 2011; 2,764 en 2012, y 2,647 en 2013. El INEGI registra que a la par que crecen los asesinatos aumenta la violencia con los que son perpetrados para causar mayor dolor y prolongar el sufrimiento.
En 2013, 32 de cada 100 fueron ahorcadas, estranguladas, quemadas, lesionadas con objetos punzocortantes o golpeadas con objetos. De 2004 a 2013 aumentó el porcentaje de las asesinadas con arma de fuego al pasar del 28.8% al 43.0%.
La representante en México de ONU Mujeres sostiene que la violencia más frecuente contra las mujeres en el país viene de sus parejas o exparejas. Y advierte del problema general y muy grave de la impunidad de los asesinos.
Natalia Flores, del Programa Universitario de Equidad de Género de la UNAM, dice que el homicidio de las mujeres “es un problema histórico y las estadísticas muestran que el número (…) ha aumentado desde 2006 a la fecha. Habla de que el problema sigue ahí y de que se ha ido agravando”.
Esto, añade, “es paradójico porque hay un esfuerzo por parte del Estado para comprometerse con la protección de los derechos humanos de las mujeres, pero los casos aumentan. La violencia es estructural”.
El número de los asesinatos contra las mujeres es una tragedia y una vergüenza nacional. El gobierno, las iglesias, las escuelas y la sociedad civil organizada deben trabajar de manera coordinada, para enfrentar de manera decidida el problema. La familia, en muchos casos, es una escuela de violencia contra las mujeres que explica, en buena parte, el carácter estructural de los feminicidios. Con información de @RubenAguilar. Rubén Aguilar.
Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Ciencias Sociales. Profesor en el Departamento de Comunicaciones y Ciencias Políticas de la Universidad Iberoamericana. Publica semanalmente en diversos periódicos y revistas del país. En los años de la Guerra Civil en El Salvador fundó y dirigió la Agencia Salpress del FMLN. En la administración del presidente Fox fue coordinador de la Secretaría Particular de la presidencia (2002-2004) y coordinador de Comunicación Social y portavoz del gobierno (2004-2006). Sus últimos libros en conjunto con Jorge Castañeda son: La Diferencia: Radiografía de un sexenio (2007) y El Narco: La Guerra Fallida (2009)
http://www.animalpolitico.com/blogueros-lo-que-quiso-decir/2016/01/05/feminicidio-en-mexico/
Sin freno, homicidios de mujeres; son 5 diarios en promedio
De acuerdo con reportes del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), del año 2000 al 2015 se cometieron 28 mil 710 asesinatos violentos contra mujeres, es decir cinco diarios. Las cifras reflejan un aumento de 85% en estos delitos, al pasar de mil 284 homicidios ocurridos en el año 2000; a dos mil 383, en 2015.
María de la Luz Estrada, fundadora y coordinadora ejecutiva del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), estimó que la cifra actual podría superar 30 mil homicidios violentos contra mujeres.
Estrada señaló que “un aspecto fundamental que debe ser incorporado en los diagnósticos e investigaciones que se realicen para comprender el problema de la violencia feminicida, es la desaparición de niñas y mujeres.
“A partir de investigaciones realizadas por el OCNF, se ha identificado la desaparición como un patrón íntimamente relacionado con el feminicidio, en el que principalmente niñas y adolescentes de entre 11 y 18 años desaparecen para posteriormente ser encontradas asesinadas, situación que hace compleja la posibilidad de acceder a la justicia para los familiares de las víctimas.”
Aunado a ello, una buena parte de las muertes violentas de mujeres quedan en la impunidad porque no se investigan, ni se actúa con la debida diligencia, así lo reflejó el reporte La violencia feminicida en México, aproximaciones y tendencias 1985-2014, realizado por la entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres (ONU Mujeres), la Comisión Especial para el Seguimiento de los Feminicidios y el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres).
“Muchos de los homicidios que se cometen contra las mujeres no son investigados tomando en consideración que podrían tratarse de feminicidios”, enfatizó.
En el estudio los autores solicitaron establecer un modelo de protocolo latinoamericano de investigación de las muertes violentas de mujeres por razones de género, en el que se recomienda que todos los delitos de este tipo “que en principio parecerían haber sido causados por motivos criminales, suicidio y accidentes, deben analizarse con perspectiva de género, para poder determinar si hubo o no razones de género en la causa de la muerte”.
Los especialistas también solicitaron que “las investigaciones policiales y ministeriales por presuntos feminicidios (…) deben investigar, de oficio, las posibles connotaciones discriminatorias por razón de género en un acto de violencia perpetrado contra una mujer cuando dicho acto se enmarca en un contexto de violencia contra la mujer”.
En 2008, ante el aumento en este tipo de delitos, autoridades federales lanzaron la Alerta de Violencia de Género, mecanismo que visibiliza la violencia contra las mujeres y que, a partir de que se decreta, los gobiernos están obligados a crear políticas públicas para reducir el abuso contra ellas; sin embrago, entidades como el Estado de México, Morelos y Michoacán no han podido frenar los feminicidios y abusos contra este sector.
Hasta el momento se han solicitado 24 Alertas de Género a escala nacional —Oaxaca, Guanajuato (en dos ocasiones), Estado de México, Nuevo León, Hidalgo, Chiapas, Morelos, Colima, Michoacán, Baja California, Sonora, Jalisco, Veracruz (2), Querétaro, San Luis Potosí, Quintana Roo, Tabasco, Sinaloa, Puebla, Nayarit, Guerrero, Tlaxcala— debido a, de acuerdo con Organizaciones No Gubernamentales (ONG), los hechos violentos contra ellas; sin embargo, sólo siete estados la han decretado.
Las entidades en las que la Secretaría de Gobernación ya decretó la Alerta de Género y que están obligadas a crear políticas públicas para paliar cualquier delito contra las mujeres son Estado de México, Nuevo León, Chiapas, Morelos, Michoacán, Sinaloa y Veracruz. En el caso del estado de Jalisco, el propio gobierno estatal fue quien decidió decretar la alerta, sin esperar la disposición de la Segob. Con lo anterior, en total, suman ocho entidades las que trabajan contra este delito.
En 2015, la Secretaría de Gobernación (Segob), a través de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), emitió la declaratoria de Alerta de Violencia de Género (AVG) para 11 municipios del Estado de México: Chalco, Chimalhuacán, Cuautitlán Izcalli, Ecatepec de Morelos, Ixtapaluca, Naucalpan de Juárez, Nezahualcóyotl, Tlalnepantla de Baz, Toluca, Tultitlán y Valle de Chalco Solidaridad, los cuales concentran los mayores índices de violencia feminicida.
De 2005 a 2014, de acuerdo con el informe del grupo de investigación y la Procuraduría estatal, se cometieron 933 feminicidios, se presentaron cuatro mil 281 reportes de desaparición de mujeres, de las cuales 95 fueron encontradas asesinadas, y mil 554 siguen desaparecidas. Además se presentaron 26 mil 79 denuncias por violación.
Según la dependencia, de enero de 2014 a septiembre de 2015 se registraron 504 asesinatos de mujeres y en 2016, 236 feminicidios.
La coordinadora del Observatorio Mexiquense de Feminicidios, Desapariciones y Violencia de Género, Yuridia Hernández, dijo que documentaron 236 casos de feminicidio en 2016. A su vez, el procurador Alejandro Jaime Gómez Sánchez informó que del 1 de enero al 18 de noviembre del año pasado se registraron 61 casos de feminicidio en la entidad.

Emergencia

En Morelos, de acuerdo con la presidenta de la Comisión de Equidad y Género del Congreso estatal, Norma Alicia Popoca Sotelo, en 2016 se reportaron 85 feminicidios, situación que rebasó en más de 66% a la cifra de asesinatos de mujeres registradas en 2015.
Incluso desde la aplicación de la Alerta de Violencia de Género en Morelos a la fecha han ocurrido centenares de feminicidios.
La Comisión Independiente de los Derechos Humanos de Morelos (CIDHMor), afirmó que 2016 se convirtió en el año con mayor número de feminicidios en Morelos en los últimos 15 años, pese a que a que desde hace 17 meses se decretó la Alerta de Género.
La CIDHMor impulsora de la AVG, presentó un informe público, en el que concluyó que a lo largo de 16 años del 2000 al 2016 un total de 773 feminicidios.
En Michoacán, según cifras de la Procuraduría del estado, de enero a noviembre de 2016 se registraron 101 homicidios de mujeres, 33 de fueron judicializados, es decir, se tiene un responsable que enfrenta un proceso penal, pero sólo 12 del total están tipificados como feminicidios. En 2015, el Inegi reportó 88 asesinatos contra mujeres.
En Monterrey, Nuevo León, la alerta se solicitó hace cuatro años por iniciativa de una asociación civil a la Federación, cuando la violencia en la entidad se incrementó a causa de la delincuencia organizada.
El estado ocupa el número 25 a nivel nacional, de los 32 estados, en el tema de las muertes de mujeres por violencia. De cada 100 mil, 1.3 están muriendo por esta situación.
En Veracruz, ante el incremento en el número de muertes de mujeres, organizaciones de la sociedad civil presentaron en 2015 la solicitud de Alerta de Género, la cual finalmente fue decretada el 23 de noviembre de 2016 para 11 municipios veracruzanos.
En Jalisco, han transcurrido ya casi un año de que fue implementada la Alerta de Género, especialmente en ocho municipios que registraban feminicidios al alza, a saber 424 de 2013 a febrero del año pasado.
Con información de Adriana Luna, Aracely Garza, Pedro Tonantzin, Gaspar Romero, Miguel García Tinoco, Dalila Ramírez y Lourdes López y de ÁNIBAL MARTÍNEZ. 08/03/2017 05:58 http://www.excelsior.com.mx/nacional/2017/03/08/1150790
Con información de Hermosillo

viernes, 16 de junio de 2017

En la última década, con Eruviel y Peña al frente del Edomex, 2,367 mujeres y niñas desaparecieron


La Fiscalía Especializada para la Investigación de Personas Desaparecidas de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México desconoce y no aplica el Protocolo Homologado para la Búsqueda de Personas Desaparecidas, expuso la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en un informe.

En los últimos 10 años, de acuerdo con las cifras oficiales, se han registrado 2 mil 367 desapariciones de mujeres y niñas en la entidad, principalmente en Ecatepec de Morelos, Chimalhuacán, Cuautitlán, Toluca de Lerdo y Nezahualcóyotl, municipio donde desapareció y fue asesinada la niña Valeria, de sólo 11 años.

jueves, 15 de junio de 2017

En México, a diario mueren violentamente siete mujeres; de 2013 a 2014 casi 4 mil mujeres fueron asesinadas


En México, a diario mueren, en hechos vinculados a agresiones de género, siete mujeres. Por lo que es evidente que se trata de una situación grave.
Lo cual, versa una investigación de La Jornada, “se trata de una alerta nacional y así lo muestran los números, la estadística, las declaraciones de funcionarios, pero sobre todo las historias cotidianas de impunidad, drama y desesperanza creciente”.
La problemática es motivo de la exposición Feminicidio en México ¡Ya basta!, en el Museo Memoria y Tolerancia, en el centro de la capital, pero a partir del mes entrante será llevada a todas las entidades.
El primer sitio al que se trasladará la explosión después del 30 de junio, será el estado de México, el primero con alerta por violencia de género (emitida en 2015) y donde ocurrió el primer caso en torno a esta problemática atendido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
La semana pasada visitó la muestra el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien destacó “la importancia de visibilizar la violencia desde el terreno más cotidiano, porque si bien el feminicidio es muerte, la agresión –y así se explica en la muestra-–también son frases, actitudes”.
“Mariana Lima Buendía, de 29 años de edad, fue asesinada por su esposo Julio César Hernández Ballinas; las autoridades locales intentaron cerrar el expediente con el argumento de que la mujer se había suicidado.
Era 2010. Ella fue encontrada por su madre, Irinea Buendía, en su domicilio, ya sin vida, en la cama, con el cabello mojado (‘‘como si estuviese recién bañada’’); presentaba algunos moretones y señas de violencia. Mariana fue estrangulada por su marido, un policía judicial con antecedentes de violencia”, se señala.
Se menciona que, “desde el principio el hombre mostró actitudes violentas e incluso llegó a amenazar a la madre de Mariana con matar a su hija, como lo había hecho antes con otras dos mujeres. El día del asesinato la víctima se disponía a denunciarlo por violencia física y sexual”.
Después de cinco años de pelear contra la versión oficial del suicidio, Irinea Buendía logró que éste fuera el primer caso en llegar al máximo tribunal del país. ‘‘Actualmente el agresor se encuentra preso’’, se narra en la muestra.
Linda Atach Zaga, directora de Exposiciones Temporales del Museo Memoria y Tolerancia, subraya que “el feminicidio es el asesinato de mujeres por el hecho de ser mujeres. Es decir, no es un simple homicidio sino un ataque deliberado por condición de género”.
Hoy, señala, “México es un vertedero de dolor, indignación y ruptura, un escenario de impunidad donde las sentencias y recomendaciones internacionales no han sido capaces de evitar que en esta tierra mueran siete mujeres cada día en situaciones de terror”.
La especialista, señala dos factores: impunidad y machismo, detonadores universales de esta violencia. ‘‘Es algo que nos rebasa como sociedad, como país; la impunidad tiene ejes machistas en todas las esferas’’, advierte Atach.
Ahí están las frases hacia las niñas, adolescentes o mujeres adultas: ‘‘eres una idiota, te mereces una buena golpiza, eres una desgraciada, me das asco, eres una cualquiera, tú sin mi no vales nada, calladita te ves más bonita…’’ O las que supuestamente tendrían que ser socialmente aceptadas o hasta legítimas: ‘‘chichis pa’la banda; las mujeres como las escopetas: cargadas y contra la pared; seguro ese dinero se lo ganó por puta; no chilles, no seas vieja’’.
Impunidad, se lee y se ve por todos lados de la exhibición: tan sólo en el periodo 2013-2014 casi 4 mil mujeres fueron asesinadas.

miércoles, 14 de junio de 2017

Violencia en todo el país contra las mujeres

Historias cotidianas de muerte, impunidad, drama y desesperanza creciente
Fabiola Martínez
 
Periódico La Jornada
Miércoles 14 de junio de 2017, p. 6
Los hilos de la violencia contra las mujeres surcan todo el país. Cada día mueren en México, en hechos vinculados a agresiones de género, siete mujeres.
La situación es grave. Se trata de una alerta nacional y así lo muestran los números, la estadística, las declaraciones de funcionarios, pero sobre todo las historias cotidianas de impunidad, drama y desesperanza creciente.
Esta problemática es motivo de la exposición Feminicidio en México ¡Ya basta!, en el Museo Memoria y Tolerancia, en el centro de la capital, pero a partir del mes entrante será llevada a todas las entidades.
Después del 30 de junio, el primer sitio al que será trasladada la exposición será el estado de México, el primero con alerta por violencia de género (emitida en 2015) y donde ocurrió el primer caso en torno a esta problemática atendido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
La semana pasada visitó la muestra el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien destacó precisamente la importancia de visibilizar la violencia desde el terreno más cotidiano, porque si bien el feminicidio es muerte, la agresión –y así se explica en la muestra-–también son frases, actitudes.
Mariana Lima Buendía, de 29 años de edad, fue asesinada por su esposo Julio César Hernández Ballinas; las autoridades locales intentaron cerrar el expediente con el argumento de que la mujer se había suicidado.
Era 2010. Ella fue encontrada por su madre, Irinea Buendía, en su domicilio, ya sin vida, en la cama, con el cabello mojado (‘‘como si estuviese recién bañada’’); presentaba algunos moretones y señas de violencia. Mariana fue estrangulada por su marido, un policía judicial con antecedentes de violencia.
Desde el principio el hombre mostró actitudes violentas e incluso llegó a amenazar a la madre de Mariana con matar a su hija, como lo había hecho antes con otras dos mujeres. El día del asesinato la víctima se disponía a denunciarlo por violencia física y sexual.
Primer caso atraído por la SCJN
Después de cinco años de pelear contra la versión oficial del suicidio, Irinea Buendía logró que éste fuera el primer caso en llegar al máximo tribunal del país. ‘‘Actualmente el agresor se encuentra preso’’, se narra en la muestra.
Linda Atach Zaga, directora de Exposiciones Temporales del Museo Memoria y Tolerancia, subraya que el feminicidio es el asesinato de mujeres por el hecho de ser mujeres. Es decir, no es un simple homicidio sino un ataque deliberado por condición de género.
Hoy, señala, México es un vertedero de dolor, indignación y ruptura, un escenario de impunidad donde las sentencias y recomendaciones internacionales no han sido capaces de evitar que en esta tierra mueran siete mujeres cada día en situaciones de terror.
Esta contribución destaca dos factores: impunidad y machismo, detonadores universales de esta violencia. ‘‘Es algo que nos rebasa como sociedad, como país; la impunidad tiene ejes machistas en todas las esferas’’, advierte Atach.
Ahí están las frases hacia las niñas, adolescentes o mujeres adultas: ‘‘eres una idiota, te mereces una buena golpiza, eres una desgraciada, me das asco, eres una cualquiera, tú sin mi no vales nada, calladita te ves más bonita...’’ O las que supuestamente tendrían que ser socialmente aceptadas o hasta legítimas: ‘‘chichis pa’la banda; las mujeres como las escopetas: cargadas y contra la pared; seguro ese dinero se lo ganó por puta; no chilles, no seas vieja’’.
Por ahora, esos hilos de la violencia feminicida siguen surcando cada calle, cada pueblo, cada ciudad mexicana. Cada vez son más los legajos de historias inconclusas, no sólo de aquellos planes truncados por la violencia, como los de Ericka, quien antes de ser asesinada planeaba ‘‘leer a Platón y entrar a nadar’’, sino por las investigaciones que ninguna autoridad hace.
Impunidad, se lee y se ve por todos lados de la exhibición: tan sólo en el periodo 2013-2014 casi 4 mil mujeres fueron asesinadas.

viernes, 26 de mayo de 2017

Feminicidio en México, relacionado con trata de personas

 Región Norte se ubica como un foco rojo, advierte investigación


CIMACFoto: Anaiz Zamora Márquez
Por: la Redacción 
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 25/05/2017El aumento de casos de feminicidio tiene múltiples causales, entre ellas, existe un vinculación directa con la trata de mujeres con fines de explotación sexual comercial y la presencia del crimen organizado, ubicado de manera concreta en Norte en el país, indica el informe, “Trata de personas en México” 2017.

El reporte hecho por la organización Hispanics in Philanthropy (HIP), a través de entrevistas a 70 organizaciones, realizó una radiografía sobre las rutas y situaciones de trata de personas en México, donde explica que “existe una feminización en el tema de trata de personas el cual está encasillado en la explotación sexual por los numerosos casos de violencias y feminicidio”.

HIP es una red transnacional de donantes comprometidos a fortalecer el liderazgo, la voz y la equidad de las comunidades latinas en todo el Continente americano. Reúne a donantes, organizaciones civiles, investigadoras para estudiar diversas realidades.

La investigación sostiene que en la región Norte, se ubica como foco rojo de trata de mujeres con fines de explotación sexual, los municipios de Tijuana, Tecate y Ensenada en Baja California.

Asimismo, en Chihuahua y Ciudad Juárez se mantiene un fenómeno ya denunciado por organizaciones civiles y madres de víctimas de feminicidio en 1993; la relación entre la desaparición de mujeres para fines de explotación sexual y el feminicidio, como el término de este círculo de violencia contra las mujeres.

Lo mismo sucede en Nuevo León y Coahuila, reporta la organización. La situación se torna compleja en esta zona, al contar con la presencia de crimen organizado, cruces migratorios, y rutas férreas.

Los testimonios de agrupaciones, indica el documento, hablan de la falta de preparación de las autoridades gubernamentales en esta zona para identificar si una desaparición puede tener relación con una situación de trata o bien, la burocracia y corrupción dentro del sistema se opone como un elemento para realizar acciones efectivas de búsqueda y acceso a la justicia.

REGIÓN CENTRO

En esta área geográfica que considera la Ciudad de México, Puebla, Tlaxcala, Morelos, Estado de México, Michoacán e Hidalgo, la organización advierte que la dinámica de trata de personas se combina con actividades ilícitas, por ejemplo, en Puebla identificaron que las mujeres son intercambiadas entre grupos delictivos con fines de esclavitud sexual y laboral.

Para esta área se tiene ubicado de manera muy concreta las características de las víctimas que son mujeres: jóvenes de 16 a 22 años de edad –y en algunos casos se indica que niñas de 10 años- mujeres indígenas, y mujeres estudiantes de telesecundaria rural o bachilleratos urbanos.

Las organizaciones civiles consultadas refieren que entidades como Michoacán donde la delincuencia está articulada, una vez que llegan a localizar alguna mujer víctima de explotación sexual, ante el peligro y por su seguridad, la tienen que enviar a la Ciudad de México, lo mismo sucede en Tlaxcala.

La investigación arrojó que los tratantes en la zona Centro han diversificado sus modus operandi, más efectivos y menos visibles, esta situación se mezcla con el rechazo al tema por parte de las autoridades de gobierno, “no hay información o no se ha querido hablar del tema”, subraya el documento.

EL BAJÍO

El informe destacó que en la zona del Bajío –que comprende los estados de Querétaro, Guanajuato, San Luis Potosí, Jalisco, Zacatecas, Aguascalientes, Colima y Nayarit- las organizaciones civiles presumen que el alto índice de mujeres adolescentes desaparecidas –en específico esta población- podría estar relacionado con la trata para fines de explotación sexual.

Sin embargo, el análisis del grupo de investigadores de HP, concluyó, que no existen cifras o elementos que avalen esta hipótesis, por lo que la desaparición de mujeres adolescentes creen, “puede responder a la ausencia de un núcleo familiar estable, pero también a las malas condiciones de seguridad en el estado, así como a un nivel alto de falta de oportunidades para estudiar y emplearse dignamente en algún sector regulado”, describen.

SUR

En el sur del territorio, HP observó que en las comunidades indígenas, los padres de familia con frecuencia ofertan y venden a sus hijas menores de edad y adolescentes, a quienes forzan a contraer matrimonio sin que las autoridades logren detectar la situación, “por la falta de lineamientos claros para hacerlo y porque justifican la acción como aspectos de usos y costumbres”.

Esta área conformada por Campeche, Chiapas, Tabasco, Veracruz, Yucatán, Quintana Roo, Oaxaca y Guerrero, también se identifica como un punto de cruce migratorio, identificado como foco rojo para cooptar mujeres migrantes con fines de explotación sexual.

Sin embargo, a partir del rastreo que hizo el equipo de investigación se identificó que no existe protección ni atención para las víctimas. Y sólo lograron identificar en esta zona tres refugios especializados para atender a mujeres víctimas de trata.

17/RED
 

sábado, 20 de mayo de 2017

Asesinan a 300 mujeres y desaparecen 2 mil en 13 meses en Edomex

La alerta de género es letra muerta
Roberto Garduño
 
Periódico La Jornada
Sábado 20 de mayo de 2017, p. 16
Entre enero de 2016 y el mismo mes de 2017 se registraron 300 homicidios de mujeres en el estado de México, y 2 mil desapariciones de ellas, en su gran mayoría niñas y adolescentes, denunció el PRD en la Cámara de Diputados.
Omar Ortega, vicecoordinador de ese partido en San Lázaro, elaboró un punto de acuerdo a presentarse en la Comisión Permanente del Congreso de la Unión para que la Secretaría de Gobernación y el gobernador Eruviel Ávila rindan un informe detallado sobre la violencia de género que se registra en la entidad mexiquense.
Casi dos años de aplicación de la Alerta de Violencia de Género y cuantiosos recursos públicos destinados a seguridad pública, pero en el estado de México no cesa la violencia feminicida y, por el contrario, sigue en aumento, lo mismo que las declaraciones triunfalistas de los gobiernos federal y estatal para ocultar su incompetencia, consideró el diputado perredista.
Por tanto, propuso que la Secretaría de Gobernación, el gobernador Eruviel Ávila Villegas, y la Auditoría Superior de la Federación (ASF) revisen la aplicación de los recursos destinados a dicha alerta, porque a todas luces sus resultados, en la práctica, son nulos en favor de las mujeres. Que el llamado se haga extensivo a los tres poderes de las entidades federativas, pues el fenómeno de agresión a las mujeres por el simple hecho de serlo se repite en la mayoría de ellas.
Menores, principales víctimas
El representante perredista refirió que Chalco, Chimalhuacán, Cuautitlán Izcalli, Ecatepec de Morelos, Ixtapaluca, Naucalpan de Juárez, Nezahualcóyotl, Tlalnepantla, Toluca, Tultitlán y Valle de Chalco Solidaridad, entre otros, son los municipios donde más crímenes de este tipo se cometen y donde, por lo mismo, la Declaratoria de Alerta de Género es letra muerta.
Además de 263 asesinatos en 2016 y 37 tan sólo en enero de 2017, en el estado de México se han registrado en los dos años recientes más de 2 mil desapariciones de mujeres, la gran mayoría niñas y adolescentes.

martes, 9 de mayo de 2017

‘‘Ser mujer, única culpa de Lesvy’’

Su madre evoca los sueños truncados de la joven
Araceli Osorio, el pasado viernes en CUFoto Carlos Ramos Mamahua
Periódico La Jornada
Martes 9 de mayo de 2017, p. 5
En la explanada de la Rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México, el pasado viernes 5 de mayo, ante la manifestación convocada por universitarias –estudiantes, profesoras, investigadoras y trabajadoras– para exigir justicia en el feminicidio de Lesvy Berlín Osorio, la madre de la joven improvisó un claro mensaje diciendo quién era su hija, cuáles sus estudios, sus trabajos y sus sueños. Estas fueron las palabras de Araceli Osorio, trabajadora de la UNAM:
Adolfo Gilly
‘‘Mi hija se llama, precisamente, Lesvy Berlín porque, desde el inicio, creo que estaba destinada a otra cosa. Desde que nació, prácticamente, se violó un derecho de ella: a su papá, por ser extranjero, no le permitieron o no nos permitieron registrarla con los apellidos, argumentando que él en ese momento no contaba con su FM3.
‘‘Por esta cuestión mi hija de pronto se llamó Lesvy Berlín Osorio Martínez. Su papá y yo decidimos que llevara el nombre de Lesvy para que no se les olvidara a quienes tenían que ratificar que desde el inicio estuvo presente su padre y que no sólo tenía madre también tenía padre.
‘‘Mi hija, como decía hace un momento, si bien no estaba inscrita había cursado aquí, en el sistema universitario, el nivel de iniciación. Estaba en el CCH Sur. Por decisión propia ella optó por dejar un momento la escuela para dedicarse exclusivamente a trabajar.
‘‘Se separó de nosotros para vivir con su compañero y eso creo que no la estigmatiza ni la convierte en un ser despreciable, como pareciera que quieren hacer parecer no sólo a mi hija sino a muchas, muchas mujeres que toman decisiones porque tienen la capacidad de hacerlo, y que cuentan con el apoyo de los papás.
‘‘No es que seamos permisivos, sino que respetamos la decisión de ellos porque también ellos saben que las decisiones tienen consecuencias.
‘‘Les decía que ella había trabajado en el área de cafeterías; le encantaban los preparados y la cocina. Era muy buena y se había puesto a trabajar porque estaba estudiando idiomas. Tenía conocimiento de varias lenguas, como inglés, francés, italiano, catalán. No era alcohólica ni drogadicta, como se quiere hacer creer.
‘‘Precisamente, si nosotros no habíamos manifestado nuestra inconformidad es porque estábamos en un proceso tratando de entender qué estaba pasando. Quien ha sufrido esto sabe perfectamente de qué estamos hablando.
‘‘Yo lo que quiero recalcar es que no es posible que se siga cometiendo este tipo de abusos por parte de las autoridades, donde las mujeres siempre tenemos la culpa de lo que nos pasa, de nuestra realidad.
‘‘Pareciera que nos gusta sufrir porque así vivimos: vivimos con violencia porque somos tontas, vivimos en la pobreza porque somos flojas, vivimos de la vida fácil porque decidimos o tenemos la necesidad de trabajar u ofrecer nuestro cuerpo. Y entonces nos van creando un mundo donde las mujeres son lo peor. Ni siendo niñas nos salvamos de eso.
‘‘Quiero agradecerles por esta muestra de solidaridad con mi hija. En su momento, nosotros vamos a manifestar nuestra palabra y nos gustaría que de ella se haga eco, porque creo que esa, finalmente, era la ambición de mi hija. Ella no va a poder estar con nosotros de manera física –lo entendemos y estamos tratando de procesarlo y asimilarlo–, pero sí de esta manera.
‘‘Lesvy quería estudiar lenguas, le gustaban las artes, la filosofía, la lectura. Era extremadamente lectora desde los cinco años, porque decía que quería ser ciudadana del mundo: ‘Mamá, no quiero quedarme. Yo voy a andar por todos lados, entonces tengo que aprender’. Creo que ella está con cada uno de ustedes, cada una de las personas que se están manifestando no sólo aquí, sino en otros lugares donde pueden tener otra religión, otro color de piel, otra lengua, y están manifestando su solidaridad con nuestra hija. Porque esto se armó prácticamente de un día para otro y vean la magnitud: cuando queremos hacer algo lo podemos hacer. Queremos que se escuche nuestra palabra y lo podemos hacer.
‘‘Les agradezco infinitamente por este espacio, por este foro. No debe ser la única vez. Creo que es momento para que nos podamos conocer y seguirnos manifestando y entrelazando nuestros dolores, sí, pero también nuestras esperanzas. No podemos ser un pueblo que viva del miedo, sino que tenemos que ser un pueblo con esperanza. Pero con una esperanza real, una esperanza bien entendida, no un eslogan. Yo les pido que no cesen en las formas en que puedan manifestarse, no sólo con la cuestión de nuestra hija, sino con todas las personas que ahorita no tienen voz. Si hay oportunidad de que se pueda crear este tipo de espacios, lo hagamos.
‘‘Van pasando movimientos y parece que el Estado piensa que son momentos: el YoSoy132, los compañeros de Ayotzinapa. Y resulta que no, aquí estamos: está Atenco, están las autoridades independientes indígenas que brotan por todos lados con los gobiernos autónomos. Yo creo que cada uno de ustedes son ejemplo vivo de lo que también era mi hija. Veo sus caras, veo muchas esperanzas y veo que mi hija tenía una misión muy grande y estoy empezando a entenderla. Gracias por ayudarnos, porque a veces se nos olvida que no sólo somos cuerpo y mente; también existe la sensibilidad.
‘‘Perdón que no pueda aportar más, pero lo haremos. Espero que haya oídos atentos y voces dispuestas a compartir estas experiencias, no para que lloremos ni nos lamentemos, sino para que sigamos adelante. Para que veamos que no estamos solas. ‘‘¡Ni una muerta más! ¡Ni un feminicidio más en la UNAM, ni en México, ni en ningún país o rincón del mundo! ‘‘Gracias, muchísimas gracias.’’

domingo, 30 de abril de 2017

Colectivos denuncian la omisión oficial frente a las víctimas de feminicidios

Se manifiestan para sacar la voz por nuestras asesinadas y desaparecidas
Agrupaciones feministas durante su protesta de ayer en el Monumento a la RevoluciónFoto Víctor Camacho
Jessica Xantomila
 
Periódico La Jornada
Domingo 30 de abril de 2017, p. 10
Poco más de 60 personas –entre niños, adultos mayores y jóvenes– juntaron ayer sus cuerpos para formar la frase 40 mil feminicidios y así denunciar y visibilizar la omisión del Estado ante las víctimas de este delito.
En el Monumento a la Revolución, organizaciones y colectivos feministas convocaron a esta acción para sacar la voz por nuestras asesinadas y desaparecidas.
En un comunicado, indicaron que, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, hasta 2014 –el conteo oficial más reciente– habían sido asesinadas 40 mil mujeres. Refirieron que tan sólo en el estado de México se reportan 550 homicidios de enero de 2015 a octubre 2016; 263 en 2016, y 2 mil 43 desaparecidas en 18 meses.
En el país, informaron, hubo siete feminicidios diarios entre 2013 y 2015, y en cuatro años la desaparición de mujeres jóvenes aumentó 974 por ciento.
Indicaron que no hay estado de la República que se salve de las estadísticas del horror. Cuesta revisar los números, entender que uno a uno son vidas truncas de niñas, adolescentes, mujeres adultas, historias que no serán. A cada número le corresponde un nombre propio y ciertas características únicas. En este país, en esta realidad, una de esas características, o quizá ninguna, fue razón suficiente para alguien que les arrebató la vida porque quiso y porque pudo.
Los colectivos Hijar, Ómnibus Roma, Crew a Pie de Calle y Nuestras Hijas de Regreso a Casa de Ciudad Juárez convocaron esta acción vía redes sociales. A las 11:30 de la mañana iniciaron con la formación del número 40 mil, los participantes tomaron sus lugares en el suelo, algunos recostados, otros sentados y con pancartas con consignas como Vivas nos queremosCalladita no te ves más bonitaNo se te ocurra ponerme una mano encima jamás y #Niunamenos. Después concluyeron con la palabra feminicidios.
Cristina, del colectivo Hijar, señaló que el Estado engaña con las cifras de víctimas de feminicidios, pues no hay datos precisos y siempre se catalogan como crímenes producto de otras situaciones.

sábado, 29 de abril de 2017

En protesta, denuncian 40 mil feminicidios en el país

Poner El Cuerpo, Sacar La Voz 3.0 Acción Colectiva

  • Sábado, 29 de abril de 10:00 a 12:00
  • Monumento a la Revolución

Como 2da etapa de Poner el cuerpo, Sacar la voz 3.0, abrimos una convocatoria pública para generar una acción colectiva (happening) en el espacio público buscando reunir al menos 800 mujeres y hombres para construir con su cuerpo la cifra de feminicidios ocurridos en México, fenómeno social agravado desde hace tres décadas. Según cifras oficiales del INEGI, son ya más de 42 mil mujeres asesinadas. 

Buscamos visibilizar la omisión del Estado ante el alarmante hecho que la ONU dio a conocer: 7 mujeres son asesinadas diariamente en México. 

Esta acción de protesta colectiva tendrá lugar en la plaza del Monumento a la Revolución. 
A esta acción convocan:

Crew A Pie de calle.
OvniBus Roma
José Luis Rubio (activista)
Nuestras Hijas de Regreso a Casa.
Familia de Nadia Muciño Márquez ( joven asesinada por su esposo en Edo. de Mex.)
Familia de Maricarmen (niña de 16 años asesinada en Chiapas)

lunes, 24 de abril de 2017

Una mexicana crea un mapa para que los feminicidios en su país no caigan en el olvido

"No me podía quedar cruzada de brazos ante la barbarie", dice María Salguero


“Mujer asesinada”, “mujer apuñalada”, “feminicidio”, “restos de mujer”, “cadáver de mujer”, “niña asesinada”, “mujer descuartizada”. María Salguero ha configurado la función de alertas de Google con etiquetas como las anteriores. Así, cada mañana, el buscador le notifica si se han registrado nuevos casos de feminicidios en México. La ingeniera geofísica, originaria de la capital del país, utiliza esa información para actualizar un mapa interactivo que registra los asesinatos de mujeres en territorio mexicano desde enero de 2016.
El proyecto personal comenzó con la página web Los feminicidios en México, cuenta Salguero a Verne vía telefónica. Ahí aparece el primer mapa que creó, cuya información está segmentada en categorías como Rango de edad de las víctimas, Relación del feminicidio con la víctima, Modo en que fueron asesinadas, Escenario del crimen y Estatus del feminicida. Sin embargo, explica, esta primera herramienta sólo permite la visualización de datos por regiones. En Ciudad Juárez, por ejemplo, se puede ver un círculo rojo con 459 casos registrados.
Con el objetivo de visualizar caso por caso, Salguero trasladó la información al mapa de Google que se muestra más arriba. Las cruces en círculos rojos corresponden a los 1985 casos registrados en 2016. Las cruces en círculos morados dan cuenta de 369 crímenes cometidos entre enero y marzo de 2017. Al hacer click en cada marcador, la información de la víctima y del presunto asesino aparece en una pestaña del lado izquierdo de la pantalla.
Salguero, de 38 años, comenzó a hacer activismo en las redes desde los inicios de Twitter en México. A través de su cuenta @Princesabathory -donde hoy tiene más de 11.000 seguidores- abrazó causas diversas, como la tragedia de los 49 menores que murieron quemados en la guardería ABC. Ella y otros usuarios organizaron marchas y recolectaron firmas para que el entonces presidente Felipe Calderón se reuniera con los padres de las víctimas.
“Una vez que empiezas a hacer activismo y te pones a ayudar, dan ganas de seguir haciéndolo y no sólo de salir a marchar”, cuenta Salguero, cuya formación en Ingeniería Geofísica le dio las herramientas para trabajar con mapas y datos. Es algo que disfruta hacer, por eso le dedica de tres a cuatro horas al día sin recibir nada a cambio. “Hay que ser empáticos con las víctimas: no me podía quedar cruzada de brazos ante la barbarie”, comenta sobre la motivación detrás de su proyecto.


Una protesta contra los feminicidios en Puebla, en febrero de 2016.. Hugo Ortuño
Además de utilizar las alertas de Google, Salguero revisa a diario la nota roja de algunas publicaciones locales: El Gráfico, de la Ciudad de México, el Periódico Central de Puebla, o el diario A fondo, del Estado de México. “Muchos de estos medios ya tienen sensibilidad para titular, pero muchos otros no”, advierte la autora del mapa de feminicidios, quien recuerda titulares como “Souvenirs en el desierto” para referirse al hallazgo de una mujer asesinada.
El Modelo de Protocolo de investigación de ONU Mujeres define feminicidio como “la muerte violenta de mujeres por razones de género, ya sea que tenga lugar dentro de la familia, unidad doméstica o en cualquier otra relación interpersonal, en la comunidad, por parte de cualquier persona, o que sea perpetrada o tolerada por el Estado y sus agentes, por acción u omisión”.
Con base en esta definición, Salguero recolecta la información y la vuelca en sus mapas. También le da seguimiento a los casos ya registrados, para actualizar los datos si es necesario. Por ejemplo, si se llega a conocer la identidad de una víctima o si cambia el estatus legal del presunto asesino. La intención de la activista es que su proyecto siga creciendo, al añadir información de años anteriores o incorporar nuevas categorías que permitan otorgarle mayor sentido humano a las cifras.
Hasta hoy, solo un caso entre más de 2.000 cuenta con una fotografía e historia personal de la víctima. Se llamaba Daniela Jiménez Covarrubias y tenía 15 años cuando su amigo la mató a puñaladas por negarse a besarlo. Tiempo después, la madre de Daniela contactó con la autora del mapa de feminicidios para agradecerle por contribuir a visibilizar el caso de su hija. Salguero le pidió que escribiera un texto para recordarla, el cual se puede leer en la página del proyecto.
María Salguero dice que tuvo pesadillas recurrentes durante los primeros meses que trabajó en Los feminicidios en México. Hoy son menos frecuentes los malos sueños, pero la información trágica que revisa a diario todavía le causa malestar. Cuando eso sucede, la activista abandona por un rato el trabajo y se va a dar la vuelta en bicicleta.
Sigue a Verne México en FacebookTwitter e Instagram y no te pierdas tu ración diaria de maravillas de Internet.

miércoles, 12 de abril de 2017

“Poner el cuerpo sacar la voz”, a los altos índices de feminicidios


Ciudad de México 11 de abril de 2017.- Diversas organizaciones y coletivos convocan el próximo sábado 29 de abril a las 10:00 horas en la plaza del monumento a la Revolución a protestar por los altos índices de violencia contra las mujeres.
Poner el cuerpo, Sacar la voz 3.0, tiene como objetivo reunir aproximadamente a 800 mujeres y hombres para que juntos construyan la cifra de feminicidios que ocurren en México, ya que cifras oficiales del INEGI arrojan que son ya más de 42 mil mujeres asesinadas. Además, buscan visibilizar la omisión por parte del gobierno ante esta problemática.
Las estadísticas arrojan que “siete mexicanas son asesinadas cada día, sólo un 25% de los casos son investigados como feminicidios” Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF).
En lo que va del año en Michoacán se han registrado 28 feminicidios, en Puebla 28 feminicidios, siendo 6 las asesinadas en los primeros días de abril, en Colima son asesinadas cinco mujeres cada mes, siendo 15 las asesinadas en lo que va del año, según información del Centro de Apoyo a la Mujer (CAM). En cuanto a los diferentes municipios del Estado de México se han registrado 72 feminicidios, el último registrado el 9 de abril en el estado de Ecatepec
Para mayor información del evento checar el siguiente enlace: https://goo.gl/ZxVrT3
Convocan:
Crew A Pie de calle.
OvniBus Roma
José Luis Rubio (activista)
Nuestras Hijas de Regreso a Casa.
Familia de Nadia Muciño Márquez (joven asesinada por su esposo en Edo. de Mex.)
Familia de Maricarmen (niña de 16 años asesinada en Chiapas)